Seguridad en transporte de mercancías por carretera: Tiempos en la conducción

0 Flares Filament.io 0 Flares ×

La seguridad en el transporte de mercancías es un tema que afecta a todas las partes implicadas: empresas de logística, transportistas, e incluso clientes, tanto particulares como empresas. Vivimos en unos tiempos de urgencias, de no existir apenas tiempos de espera, y esto redunda en, muchas veces, acumular más tareas o pedidos de los debidos.

 

Son, para bien o para mal, las exigencias del mercado.

 

Afortunadamente, tanto empresas como administraciones públicas –directamente desde la Comunidad Europea- se han dado cuenta de la problemática que suponen las maratonianas jornadas de trabajo que muchos sectores tienen que asumir.

 

En el caso del transporte de mercancías por carretera, de hecho hay dos reglamentos que estipulan cuáles son los tiempos de descanso así como la obligatoriedad de su cumplimiento.

 

Por un lado, el reglamento CEE 3821/85, de Consejo relativo al aparto del control en el sector de los transportes por carretera. Por otro lado, el Reglamento CE 561/2006, que estipula la armonización de varias disposiciones sobre el sector de los transportes de carretera.

 

Todos los conductores que estén al cargo de vehículos de pesos superiores a las tres toneladas y media tienen la obligatoriedad de cumplir esta normativa.

 

Tiempos de conducción semanales

 

Aunque a priori pueda parecer un poco complejo, las jornadas de trabajo en el sector del transporte son muy fáciles de calcular. Según la normativa, el tiempo máximo al frente del volante es de nueve horas, aunque se puede extender hasta las diez, dos días a la semana.

 

Además, tras un máximo de seis periodos de conducción diarios, el conductor ha de descansar durante casi dos días seguidos. En caso de las semanas, el máximo de horas trabajadas será de 56 (que es la suma de las cuatro jornadas de nueve horas, más dos días de diez).

 

Finalmente, si miramos de manera quincenal, el máximo de horas trabajadas no podrá ser superior a las noventa.

 

Tiempos de descanso

 

A lo largo de las 24 horas de un día, un transportista tiene que descansar, al menos, once horas de manera ininterrumpida. Si durante la jornada se han descansado tres horas seguidas, el tramo largo puede ser de únicamente nueve. De manera semanal y quincenal, tiene que haber al menos uno (o dos, en el segundo de los casos), tramos de 45 horas sin ponerse delante del volante.

 

Además, dentro de la jornada se tendrá que hacer pausas para descansos puntuales, igual que puede pasar en el sector de oficinas con el tiempo de refresco de pantalla. Es algo que se puede gestionar con cierta facilidad con un calendario de envíos adecuado.

 

La importancia de contratar empresas que cumplan los descansos

 

Las empresas de transporte tienen que cumplir la normativa ya que incide de manera primordial en la seguridad. Es el deber de cada compañía está realizar una gestión lo más eficiente posible tanto de los vehículos como de las mercancías, lo que redunda finalmente en los clientes.

 

Además, existen métodos para cumplir y ser eficientes: desde los tacómetros de toda la vida, hasta el tracking online de la posición en cada momento de los vehículos. Innroute, que fue una de las primeras empresas en implantar este servicio, permite conocer cuándo están sus transportes en movimiento y cuándo en descanso.